12 Remedios Caseros para Agujetas

Como ya hemos comentado anteriormente, la ingesta de un vaso de agua con azúcar es uno de los falsos mitos para tratar las agujetas, pues no tendrá ninguna acción, ni positiva, ni negativa, para paliar las microrroturas musculares que dan lugar a este problema.

En este punto, se presenta una lista de remedios caseros que pueden ser de gran utilidad para hacer que esos días posteriores al esfuerzo no sean tan incómodos:

1. El frío. Al margen de una ducha en agua fría o de sumergir los músculos afectados en agua fría (cubo o palangana con agua y hielo), un buen proceder con las agujetas consiste en aplicar frío con alguna de las nuevas bolsas de frío y calor que se pueden encontrar prácticamente en cualquier establecimiento de complementos deportivos.

 

2. Preparar una bebida energética casera para no deshidratarnos al realizar el ejercicio. Dicha bebida se puede elaborar fácilmente con un poco de agua, zumo de limón, una cucharada de azúcar y otra de bicarbonato de sodio. En este sentido, se recomienda beber el preparado tanto antes del ejercicio como durante y, especialmente, a la finalización del mismo, hasta una hora después de que hayamos dado por concluida la actividad.

3. Está comprobado que la vitamina C, mezclada con bromelina (una proteína), reduce las agujetas. Debemos buscar entonces productos que contengan ambas sustancias. Al respecto, dos de las frutas más accesibles a las que podemos recurrir para preparar una bebida que nos ayude con las agujetas son la naranja (Vitamina C) y la piña (Bromelina). Un buen zumo de dichas frutas cada día nos ayudará a mitigar los dolores producidos por las agujetas después del ejercicio.

4. Tomar un baño de tomillo. Para ello, debemos preparar una infusión de tomillo en un litro de agua (hervir ambas durante un buen puñado de minutos y dejar reposar totalmente) y, a continuación, verter la infusión en una bañera con agua caliente. De cara a un perfecto aprovechamiento de las propiedades del tomillo se recomienda aplicar varios chorros de agua fría a la finalización del baño en las zonas afectadas por el ejercicio físico.

5. Realizar un masaje casero basado en las propiedades relajantes del aceite esencial de lavanda. Dicha solución se prepara con una o dos cucharadas de aceite de oliva y en torno a cinco gotas del mencionado aceite de lavanda. Una vez preparado el compuesto, deberemos masajear la zona afectada. Pronto descubriremos que dichos ingredientes combinan de una manera fantástica para crear un interesante relajante muscular.

6. Otra alternativa consiste en mezclar la bromelina con potasio y magnesio. Para ello, tenemos que mezclar la ya mencionada piña con un buen zumo de kiwi y un par de cucharaditas de miel, convirtiendo la mezcla en una buena alternativa hidratante al zumo de naranja y piña. Si la bromelina previene la inflamación de los tendones, el potasio y el magnesio también actúan en nuestro cuerpo, reduciendo la fatiga y las agujetas.

7. Combinar Alka-Seltzer con agua mineral. Se trata de un remedio casero muy utilizado cuando tenemos agujetas. En un vaso de los que utilizamos en casa debemos poner agua mineral y dos pastillas de Alka-Seltzer (producto antiácido indicado para el alivio sintomático de las molestias gástricas ocasionales relacionadas con la hiperacidez) para, a continuación calentarlo unos segundos. Una vez esté tibio, deberemos beberlo con rapidez.

8. Tomar leche con azúcar. Aunque esto parezca tener que ver con el mito del agua con azúcar, lo cierto es que la ingesta de leche facilitará la relajación de nuestros músculos y, por ende, tendremos menos agujetas. En este caso lo recomendable es tomar un vaso de unos 300 mililitros (un vaso de los que tenemos en casa y un poco o un vaso lleno prácticamente hasta arriba) con una cucharada de azúcar. Se debe tomar muy frío.

9. Tomar una infusión de flor de la pasión. Para ello, debemos obtener en un herbolario la flor de la pasión seca y preparar una infusión con medio litro de agua y un par de cucharadas de dicha flor. Para obtener los máximos efectos deberemos beber una taza pequeña cada día.

10. Crear un concentrado de flor de la pasión y alcohol. Si lo que queremos es crear el mejor antídoto contra las agujetas, debemos macerar la misma cantidad de flor de la pasión y alcohol durante una semana. Una vez pasado ese tiempo debemos filtrar la mezcla y ya podemos tomarla perfectamente distribuyendo unas 25 gotas de la mezcla al día en nuestras comidas.

11. Otra infusión que es muy exitosa a la hora de combatir las agujetas es la de pimienta de cayena. Para prepararla tenemos que diluir una cucharadita de esta pimienta en un vaso de agua caliente. Posteriormente, deberemos beber el vaso a lo largo del día, a ser posible en sorbos pequeños.

12. Finalmente, también podemos crear pomadas caseras para aliviar las molestias de las agujetas. Intenta conseguir licopodio en un herbolario, a continuación introdúcela dentro de una gasa y aplícala durante la zona dolorida incluso durante toda la noche si es necesario. También se puede crear una loción para las agujetas a base de árnica o, si nos resulta complicado, podemos tirar de un remedio aún más casero y aplicar en la zona dolorida vinagre de manzana. Por último, el uso de la capsaicina, que se extrae de la pimienta de cayena, es especialmente positiva para tratar el dolor que nos produce el ejercicio extremo. Basta con aplicar la crema dos o tres veces al día en las zonas más doloridas.

comments powered by Disqus